Historia de la Vinícola L. A. Cetto

El prestigio alcanzado, no llega solo; sino más bien, se saborea luego de años de experiencia y trabajo continuo. Esta labor se remonta muchos años atrás, cuando en 1928 un hombre visionario, Don Angelo Cetto, que con gran convicción y fortaleza siembra, en tierras fértiles de Baja California, la noble tradición vinícola europea. Don Angelo utilizó su destreza y conocimientos adquiridos en su natal Trentino, Italia.

En 1951, una segunda generación siguió los pasos del fundador de nuestra empresa. Don Luis Agustín Cetto, quien fiel a la tradición desarrollada por su padre, consolida la marca de la compañía en el privilegiado Valle de Guadalupe, lugar que recibió en el año 1965 al Ingeniero Camilo Magoni, desde Morbegno, Italia, este enólogo de gran talento alcanzó rápidamente la madurez y el éxito en la elaboración de los vinos.

La calidad característica de tantos años dio sus mayores frutos en el año 1983 cuando se lanzó al mercado los primeros varietales de la línea L.A. Cetto y que en poco tiempo fueron apetecidos por los paladares más exigentes. Después  de años de dedicación y sueños cumplidos, en 1983, se une a esta tarea familiar la tercera generación: Luis Alberto Cetto, quien se encomienda al propósito de reforzar el crecimiento de la empresa y fortalecer la historia del grupo, contribuyendo también a la apertura de los mercados internacionales para los vinos mexicanos, sin dejar de ampliar el círculo de los consumidores en nuestro país.

1900

Nace Angelo Cetto Carli en Selva di Levico, Trento, en Italia.

1906

1924

1926

Don Angelo Cetto llega a la ciudad de Tijuana en Baja California y compra una vinatería muy cerca de la frontera, por lo que el negocio floreció rápidamente en época de la “prohibición”, iniciandose así en el negocio de los destilados y los vinos.

1933

1934

1951

1965

1967

1971

1972

1981

1983

1985

1986

1992

1996

2000

2002

2003

2010

2011

2013